Odontopediatría

Últimas técnicas en ortodoncia y odontopediatría. Las necesidades de un niño no son las de un adulto por ese motivo damos especial importancia al tratamiento odontológico infantil. Los niños presentan unas características y requisitos específicos, tanto en el tratamiento como en la atención.

Para ello contamos con la experiencia en odontología pediátrica y ortodoncia de la Dra. Teresa Diaz Villalba con más de doce años atendiendo a los más pequeños.   

Pide cita y te informamos gratuitamente del tratamiento más apropiado a tu problema

La  atención y el tratamiento que nuestros pequeños se merecen. 
Es muy importante la revisión a una temprana edad (2 - 3 años de edad) así se detectarán posibles anomalías en los maxilares o en los dientes para poder tratarlas lo antes posible. 
La principal diferencia entre la odontología habitual y la odontopediatría en el tratamiento de las caries es la presencia de dientes temporales (de leche) en los niños, lo cual hace que el tratamiento cambie. Es muy importante detectarlas a tiempo para que estos daños no repercutan en el diente definitivo que saldrá posteriormente.
La pasta de dientes fluorada es fundamental para evitar la aparición de caries en una edad temprana. El cepillado debe realizarse al menos dos veces al dia y, hasta los 8 años, debe ser supervisado por un adulto que repase las superficies de más difícil acceso, ya que, hasta esta edad, los niños no adquieren la psicomotricidad necesaria para realizar por si solos un correcto cepillado.
Hay diferentes concentraciones de flúor en las pastas dentales, que deben ir variando dependiendo de la edad del niño.
Las recomendaciones de la EAPD para el uso de pasta
de dientes con flúor son las siguientes:
  1. Entre 6 meses y 2 años, dos veces al día con una pasta de dientes con 500ppm de flúor y la cantidad similar a un guisante.
  2. Entre 2 y 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes con entre 1.000 y 1.450 ppm de flúor y la cantidad similar a un guisante.
  3. Por encima de 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes con 1.450ppm de flúor y la cantidad de 1 – 2 cm. La pasta de dientes que contiene 500ppm de flúor o menos, esta demostrado que no disminuye el riesgo de caries, por lo que el objetivo de su uso es que el niño se habitúe al sqabor y que a los 2 años, cuando ya se aumentan las concentraciones, el niño no rechace su uso.
En los casos en los que existe un mayor riesgo de caries el odontólogo puede recomendar el comienzo de uso de la pasta de dientes con 1000ppm de flúor a una edad más temprana.
Los colutorios o enjuagues con fluor se recomiendan a partir de los 6 años, que es cuando el niño ya tiene control completo de la deglución. estos enjuagues siempre los recomendamos diarios y nocturnos. Tras el cepillado se debe enjuagar la boca y no aclararse con agua ni comer ni beber nada hasta la mañana siguiente.

Tratamientos realizados por nuestra odontopediatra con especialidad en el Hospital San Rafael de Madrid

Pulpotomía.
 
En dientes temporales la pulpotomía estará indicada en aquellos casos con caries profunda próxima a la pulpa o traumatismos (golpes). 
El tratamiento consiste en la eliminación de la pulpa  afectada con su correspondieste restauración. Si se trata de un molar, la restauración más adecuada es una corona de acero inoxidable para evitar que la pieza se fracture y sea necesaria su extracción con su correspondiente mantenedor de espacio.
 
La finalidad de la pulpotomía es mantener la pulpa radicular sana, sin signos clínicos ni radiológicos de afectación como pueden ser:  dolor, sensibilidad, inflamación y la presencia de reabsorciones radiculares.  No debe existir lesión en el germen del diente permanente.
 
Pulpectomía.
 
El procedimiento de la pulpectomía está indicado en aquellos dientes con evidencia de inflamación crónica o necrosis en la pulpa radicular.
 
La diferencia de la pulpectomía respecto con la pulpotomía reside en la limpieza de las raices del diente, no sólo de la cámara pulpar (parte superior) como en la pulpotomía. Posteriormente estos conductos se sellarán con un material reabsorvible al mismo tiempo que lo irá haciendo la raiz según avanze el diente definitivo.
 
Una vez sellados los conductos y la cámara pulpar será necesario colocar una corona de acero inoxidable para evitar que la pieza se fracture y sea necesaria su extracción con su correspondiente mantenedor de espacio.

Mantenedores de espacio

Se pueden presentar muchos motivos por los que falte una pieza dental o se haya tenido que extraer, en estos casos es necesaria la colocación de mantenedores de espacio para mantener el hueco en el que tiene que salir la pieza definitiva.

También existen mantenedores de espacio removibles con dientes adheridos para recuperar la buena masticación o la estética.